Las orejas muy prominentes o con defectos en su forma pueden ser modificadas estéticamente con una cirugía ambulatoria que incluso se puede realiza en consultorio. Se puede realizar a edades tan tempranas como los 6 o 7 años, momento en que inicia la socialización del niño, y previene de esta manera problemas de adaptación al entorno escolar, donde son frecuentemente objeto de burlas o apodos de sus compañeros.