El acceso actual a la información y la modernización de la sociedad han permitido que el sexo masculino se acerque de manera más abierta a buscar procedimientos estéticos, cosa que antes parecía exclusiva para las mujeres. El hombre moderno busca procedimientos para mejorar su estética, y los más frecuentes que buscan son prácticamente los mismos que las mujeres: rinoplastías, blefaroplastías, rejuvenecimiento facial, modelado corporal, resección de ginecomastia (mamas crecidas), y uso de rellenos o de Bótox.