Una malformación congénita es un defecto de la anatomía del cuerpo humano, o en el funcionamiento de los órganos o sistemas del mismo, que aparecen desde el nacimiento. Esto se debe a que un agente concreto actúa sobre la evolución del embrión en el vientre materno. La cirugía reconstructiva se encarga de arreglar aquellas malformaciones congénitas más comunes en recién nacidos. Entre ellas, destacan las fisuras como el labio leporino o la palatina.