Una de las áreas de la disciplina quirúrgica en la cual se ha dado un importante desarrollo en cuanto a técnicas que permitan llevar acabo re-secciones amplias con un mejor control local del tejido neoplásico es sin duda la cirugía plástica y reconstructiva oncológica, las cuales se basan en el conocimiento vascular de los diferentes territorios del cuerpo (Agiosomas).

La reconstrucción en el paciente oncológico demanda conocimiento de la enfermedad, tipo de resección planeada y márgenes, así como el tratamiento posterior a la resección; de esta forma, se crea un panorama de los requerimien-tos funcionales y cosméticos para el paciente, permitiendo así seleccionar la técnica con la cual pueda obtenerse el mejor resultado y la mejor calidad de vida.